Palabras que son, mucho más que palabras.

Cada libro, sea una novela, un cuento infantil, una historia de amor, de fantasía, de misterio, de terror… cada libro tiene una frase que hará que creas que está escrita para ti. Cada libro tiene una frase que es una verdad como un templo, que te fascina, te enloquece. Uno de los motivos por los que amo la literatura es la capacidad que tienen los escritores de plasmar sentimientos en un papel, y hacer que se te encoja el corazón. Hoy voy a enseñaros algunas de las pequeñas joyas que he ido coleccionando durante estos años, conjuntos de palabras que, en algún momento, me han apasionado.

words5

Tarde o temprano todos los hombres deben morir. Al final, todo muere. «Pueden retrasarme, pero no evitarme», me dije. «¿Por qué preocuparse?»—A mí tampoco se me puede evitar —señaló Sino. —Eso dicen —replicó la Muerte, todavía sonriendo. El color de la magia – Terry Pratchett


Siempre sabrían ambos que en algún lugar del mundo existía alguien cuyo olor había impregnado de forma embriagadora sus sentidos; un cuerpo cuyo sudor había empapado su piel sedienta; un cuerpo cuyo sabor había saciado su necesidad de placer justo entonces: en plena madurez, cuando la distancia recorrida ya era larga y la que faltaba por recorrer, incierta. Palmeras en la nieve – Luz Gabás


Lo más peligroso que existe en la vida son las ilusiones que se cumplen. Momo – Michael Ende


Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar el ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo. Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora. Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón. Momo – Michael Ende


Hay personas que se recuerdan y otras que se sueñan. La sombra del viento – Carlos Ruiz Zafón


Pero usted es la Muerte —dijo Mort—. ¡Va por ahí matando a la gente! —¿Yo matando a la gente? —repitió la Muerte visiblemente ofendida—. De eso nada. La gente se hace matar sola, es un asunto de ellos. Yo me limito a tomar las riendas a partir de ese momento. al fin y al cabo, este mundo sería una soberana estupidez si la gente se hiciera matar sin morirse, ¿no te parece? Mort – Terry Pratchett


Y ésta es la habitación donde el futuro se derrama hacia el pasado a través del agujerito del ahora. El segador – Terry Pratchett


Como quien sueña una desgracia, que aun soñando desea soñar y anhela ardientemente que sea sólo sueño lo que ya lo es, así estaba yo, sin poder proferir una palabra, por más que quisiera excusarme, y a pesar de que con el silencio me estaba excusando, no creía hacerlo así. La divina comedia – Dante Alighieri 


En un bosque se bifurcaron dos caminos y yo… Yo tomé el menos transitado. Esto marcó toda la diferencia. La bruja de Portobello – Paulo Coelho


Luz cree que viaja más deprisa que nada, pero se equivoca. Por muy rápido que vaya la luz, siempre se encuentra con que la oscuridad ha llegado antes y la está esperando. El segador – Terry Pratchett


Lo importante es, por supuesto, que no me rendí. El prestigio – Christopher Priest


Cuando oyes una historia verdadera, hay una parte de ti que responde a ella sin importarle el arte, sin importarle la evidencia. Aunque esté torpemente narrada, seguirás amando la historia, si amas la verdad. Aunque sea la invención más obvia creerás lo que sea verdad en ella, porque no puedes negar la verdad, no importa lo torpemente que esté vestida. Ender el Xenocida – Orson Scott Card


No los dejéis con recuerdos mientras les robáis la voluntad. Ender el Xenocida – Orson Scott Card


Los deseos de los hombres son como las cabezas de la hidra, cuando uno se satisface, nacen varios en su lugar. El verdadero cuerno de la abundancia es gozar de lo que se tiene, por poco que sea, y no desear más. Mitología para niños


La libertad consistía en perder toda esperanza. El club de la lucha – Chuck Palahniuk


Una vez oí el relato de un hombre que se dividió en dos. Una parte nunca cambió; la otra creció y creció. La parte que no cambió siempre fue fiel, la parte creciente siempre fue nueva; y yo me pregunté, cuando terminó el relato, qué parte era yo y qué parte eras tú. Hijos de la mente – Orson Scott Card


Era un tesoro secreto, su alegría y su deshonra. Nada es torre ni cadena si hay un beso que trastorna. Danza de dragones


No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: en lo más hondo, en lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces de dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele.  Pequeña muerte, llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace. Eduardo Galeano


Tendremos otras noches. Tendremos mil noches. Danza de dragones – George RR Martin


Hay más. Hay muchísimas más. Hay frases de El nombre del viento que me han vuelto realmente loca. Pero esas… esas son especiales, y merecen un momento especial.

                                                                                                

 

Anuncios

2 thoughts on “Palabras que son, mucho más que palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s