El pozo de la ascensión – Brandon Sanderson

Después de enamorarme de “El imperio final”,  primer libro de la saga Nacidos de la bruma de Brandon Sanderson (reseña aquí) por fin me he atrevido a continuar con su segunda parte, desgraciadamente con un resultado no tan alentador. Os recomiendo que si no habéis leído la primera parte y no queréis spoilers, paréis de leer aquí. El argumento es el siguiente: la ciudad de Luthadel se ha visto liberada de la tiranía del Lord Legislador gracias a su héroe Kelsier y la rebelión que alzó contra el dictador. Ahora, ya muerto y convertido casi en un Dios, deja como legado un gobierno progresista y liberal en manos de Elend, a quién Vin protege con todo su poder. Sin embargo, las ideas reformistas no son fáciles de llevar a cabo en un pueblo tan dañado, y otros caudillos intentarán hacerse con el poder, aprovechando el momento de cambio. También otras fuerzas más oscuras amenazan, acechando la ciudad a paso lento y continuo… Las brumas cada vez salen más temprano.

pas

CONTEXTO

Luthadel ha cambiado. Los skaa ya no sufren torturas diarias, ya no son esclavos sometidos. Su ciudad (y alrededores) se recuperan poco a poco, el comercio florece y el gobierno formado por Elend y su consejo democrático luchan por una gestión libre y autónoma. No obstante, las propuestas de el nuevo rey son demasiado radicales. Una parte de los skaa empiezan a conocer sus capacidades y ya no están dispuestos a dejarse someter por nadie, ni siquiera por alguien con ideas tan honradas. Otros todavía confían en su héroe caído, y de forma devota crean una religión donde le alaban a él y a Vin, la salvadora del pueblo, el legado del glorioso Kelsier. Pero ni unos ni otros podrán liberarse tan fácilmente de los ejércitos que a las puertas de Luthadel se encuentran, en constante vigilancia, preparados para atacar. 

DESARROLLO

Lo primero que he de mencionar de esta historia es que da la sensación de que empieza de forma demasiado apresurada. Se nos presenta de repente una ciudad radicalmente distinta, sin darnos tiempo a asimilar los cambios. En un primer plano tenemos a Vin y Elend. De este último pronto quedan claras las profundas ideas políticas, y se vuelve un rey todavía obcecado con los libros y la teoría, centrado en las relaciones diplomáticas, pero muy poco práctico. Este nuevo rol se extiende durante casi todo el libro y lo hace lento y poco dinámico. También a Vin se le atribuye un nuevo cometido: Está absolutamente obsesionada con la protección de Elend, con quien mantiene una relación que resulta extraña. Esta obcecación constante con la seguridad de su amado hace que, si ya era un personaje raro, se vuelva totalmente incomprensible.  

En un segundo plano, Sazed aborda una pesadísima búsqueda de los orígenes de su pueblo. Se reemprende la historia de la ascensión al poder del Lord Legislador y se le vuelve a dar vuelvas y más vueltas, como queriendo explotar al máximo algo que ya no da más de sí. Así, en manos de Sazed y Tindwyl, una feruquimista que acude a ayudar al rey, se crea una historia que pretende tener tanta importancia como la principal. Mención especial a la trama centrada en el excelente personaje de Zane, que se hace imprescindible aportando una realidad distinta, especial, que podría marcar el futuro de Vin, y a la inconmensurable ayuda del kandra OreSeur, fiel amigo hasta el final.

También en este libro se nos deja caer de vez en cuando la presencia de fuerzas oscuras que, deseosas de salir a la luz, van provocando cada vez más muertes; y de forma extraña esta idea se va haciendo cada vez más importante hasta ser protagonista del punto álgido del libro, el final. Personalmente creo que es una parte presentada de forma chocante para el lector, pues implica demasiadas cosas como para ser desarrollada tan a la ligera, y nos deja muy confundidos al convertirse en lo más significativo de repente, cuando todo el libro ha estado centrado en otra trama. 

En el final del libro se centra absolutamente toda la acción y, por lo mencionado en el párrafo anterior, nos deja con una extraña confusión y un amargo sabor de boca difícil de quitar. 

ESTRUCTURA

Al igual que en el primer libro, Sanderson nos presenta una historia contada en tercera persona, con narrador omnisciente. Gracias a ello nos movemos por las diferentes tramas (que son muchas pero fáciles de distinguir), y se mantiene su inmejorable estilo narrativo: fluido, fácil de leer, aunque no carente de esa lírica en las palabras que enamora. Se estructura en 6 partes, con un total de 59 capítulos y un epílogo, y se mantienen también las citas en cursiva a principio de cada capítulo, que poco a poco dan pistas de parte de la trama. 

Imprescindible hablar de las descripciones del libro, que continúan siendo, junto a la alomancia, el elemento más valorado de esta narración. Así como en el primer libro se nos presentaba un mundo en decadencia, oscuro y temeroso para sus habitantes, ahora se nos describe un lugar donde las supersticiones empiezan a quedar atrás y el descubrimiento de la libertad deja atrás los temores hacia la bruma o las cenizas. La capacidad de Sanderson de poner al lector en contexto mediante las descripciones del entorno es sublime. Respecto a la alomancia, decir que no se desarrolla al nivel de la primera parte. Las batallas alománticas siguen describiéndose de modo excelente, y también descubrimos nuevas cualidades de esta magia, pero falta algo, algo que en El imperio final nos despertaba una curiosidad irrefrenable sobre la misma.

PERSONAJES

Tras el final del primer libro y la muerte de sus personajes centrales, Kelsier y el Lord Legislador, tanto los roles de los personajes como sus objetivos tienen que cambiar. Así, personajes como Vin, Elend o Sazed que antes eran una cosa ahora son otra, y sus personalidades se amoldan entorno a sus propósitos. Otros personajes son nuevos y refrescantes, algunos son innecesarios… aquí os hablaré de los más significativos.

  • Vin continúa siendo el personaje motivo de esta historia, aquel por el que se cuenta la historia. No me atrevería a decir que es el personaje principal, pero sí quizá el que más se sigue. En este libro Vin es un personaje más introspectivo, obsesionada con la protección de Elend y con el descubrimiento de nuevas capacidades alománticas que le ayuden a llevar a cabo su misión. Todavía es desconfiada y rechaza la popularidad que le ha dado matar al Lord Legislador. Durante toda la trama vemos como duda sobre su condición y su papel en Luthadel, considerando otras salidas, otras opciones. Poco a poco otra idea (de la que no diré nada para no hacer spoiler) va naciendo en su cabeza, y guiada por su instinto, sola y obsesionada, avanza dando tumbos hacia algo fuerte que la llama. En mi opinión es un personaje demasiado extravagante, muy complicado de seguir y por quien se siente cero empatía. 
  • Elend es ahora el nuevo rey del imperio y cumple su papel, en principio, de forma excelente. Elabora leyes, forma un consejo y continúa leyendo, adquiriendo conocimientos para liberar Luthadel de su opresión. Sin embargo, es un rey demasiado idealista; sus ideas son honradas pero su bondad pronto se alza contra él. Pretende alcanzar un cambio radical muy rápidamente, y no comprende que el pueblo está descubriendo poco a poco su nueva capacidad. Es demasiado teórico y diplomático, nunca toma decisiones de acción, y esto lo convierte a veces en un personaje plano.
  • Sazed es el fiel amigo de Vin, que antaño lo fue de Kelsier: leal como nadie y gran consejero, pero más independiente y libre. Después de la caída del Lord Legislador su misión verdadera comienza: enseñar, predicar sus conocimientos para que vuelvan a florecer. Cuando sus servicios son requeridos en la capital reemprende una búsqueda que muchas veces resulta aburrida, pues los descubrimientos son pocos y lentos, aunque para él son maravillosos. Así pues, se convierte en un personaje principal e independiente, pero quizá demasiado insustancial. 
  • Zane es una novedad, un soplo de aire fresco por parte de Sanderson. Es un personaje oscuro, extraño, que esconde más de lo que muestra y sobre el que se crea un aura de misterio que aumenta la curiosidad del lector cada vez más. Es un nacido de la bruma, como Vin, pero tiene una idea del mundo distinta; vive en una situación donde se encuentra oprimido pero de donde sabe que puede salir y ser libre. Sin embargo, Zane no puede ser libre solo, e intentará con todas sus fuerzas abrirle los ojos a Vin a esa oportunidad de libertad, de ser quienes son viviendo para sí mismos. 

No podemos olvidar a los miembros de la banda de Kelsier, que ahora son consejeros del rey (unos más leales, otros menos), y que, aunque se profundiza más en sus vidas personales, pierden muchísima fuerza respecto al primer libro. Tampoco pasar por alto a Tindwyl, una feruquimista que acude a ayudar al rey con sus modales y a Sazed con su búsqueda, en mi opinión un personaje innecesario y bastante repelente. Y por último, destacar sobre todo al personaje de  OreSeur, el kandra de Vin, por el que se siente más empatía (aunque parezca extraño) que por cualquier otro personaje en este libro.

CONCLUSIÓN

  • Se trata de una continuación bien construida, pues el cambio de rol y objetivo de los personajes es muy acertado, pero se centra demasiado en tramas que, por falta de acción, pueden resultar aburridas.
  • Se sobreexplota una trama pasada que en teoría ya había quedado cerrada; se focaliza mucho otro ámbito más político y diplomático y finalmente se realiza un giro argumental con la aparición de un nuevo elemento que, haciéndose de repente importante, deja confundido al lector.
  • La narrativa de Sanderson sigue siendo espectacular, la lírica en las palabras y las excelentes descripciones ponen en contexto al lector, pero se echa de menos la fuerza de la alomancia y otros elementos.
  • Los personajes se reconstruyen, cambian y se amoldan a las nuevas circunstancias, con nuevos objetivos e incluso nuevas personalidades: algunos mejoran, otros se quedan como están… otros empeoran. 
  • Es refrescante la aparición de personajes como Zane y OreSeur, que dan un gran valor a la trama con sus personalidades y sorprenden al lector de forma muy emocionante.

En definitiva, personalmente este libro me ha parecido una decepción. Quizá el primero me tocó muy adentro, quizá tenía expectativas demasiado altas… pero me ha dejado con un sabor amargo en la boca y pocas ganas de continuar. Por ello, le doy como nota personal un 5/10

Si perpetúas los sueños del pasado, entonces sofocas los sueños del futuro.


  • Título: El pozo de la ascensión (Nacidos de la bruma II)
  • Escritor: Brandon Sanderson
  • Subgénero: Novela de fantasía
  • Año: 2007
Anuncios

3 thoughts on “El pozo de la ascensión – Brandon Sanderson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s