Las ventajas de ser un marginado – Stephen Chbosky

La reseña que os traigo hoy es de un libro que me ha sorprendido muy gratamente. Se trata de una novela epistolar que quizá os suene por su adaptación cinematográfica (de la que hablaré próximamente). Gracias al señor John Green no me fío demasiado de las novelas sobre adolescentes, pero esta en concreto me ha parecido real y estupenda. El argumento es el siguiente: Charlie está a punto de comenzar el instituto. Está solo; ha pasado una mala época tras el suicidio de su amigo del colegio y no confía lo suficientemente en nadie para hablar. Su tía Helen, la única persona que lo entendía, ya no está. Charlie tiene una personalidad muy especial, y en esta nueva etapa tendrá que enfrentarse a la adolescencia y lo que esta conlleva; pasar por una serie de nuevas emociones y sentimientos que le harán descubrir, crecer y madurar.

Las ventajas de ser un marginado

CONTEXTO

Charlie nos presenta a través de sus cartas un entorno familiar que, como todos, tiene sus peculiaridades. Nos habla de su hermano, jugador profesional de fútbol; su hermana, que va al instituto y empieza a salir con chicos… en definitiva: un escenario que podría ser real, provocando que todo en esta novela sea creíble. Así, poco a poco nos va introduciendo otros escenarios y sus correspondientes descripciones: las clases y descansos en el instituto, las fiestas en casas de sus nuevos amigos y la experimentación con drogas y relaciones, las discusiones y reuniones en casa, sus episodios de ansiedad o miedo… Un conjunto de vivencias dispares que conforman la vida de un chico entrando en la adolescencia.

DESARROLLO

Ya desde el principio, cuando Charlie dirige las cartas a un “desconocido en el que puede confiar” y por la forma en la que las escribe, notamos que su personalidad es algo particular. Es una leve impresión que el lector tiene y que se va acentuando a lo largo de la historia. Al comenzar una nueva etapa de su vida, Charlie se sumerge en una corriente de emociones y nuevas experiencias que hacen que la narración no deje al lector ni una pausa para respirar. De este modo, la historia está llena de acción real, situaciones con las que sentirnos identificados o por lo menos comprender, aunque la visión de Charlie sobre ellas es diferente y les da una nueva perspectiva, una nueva forma de enfrentarse a la realidad de la adolescencia. 

Muchísimos aspectos se entremezclan en la trama y la hacen muy completa. Además de las diferentes situaciones a las que se enfrenta Charlie en el instituto, los bailes, las fiestas y en casa, se nos introducen ciertos elementos como la literatura, la música, o el teatro que dan gran valor a la historia. Cabe destacar también la importancia de los personajes secundarios y sus relaciones con Charlie, haciendo hincapié en Sam y Patrick, cuyas personalidades son diferentes, reales y admirables. Gracias a ellos nos encontramos leyendo algo escrito sin complejos, sin prejuicios ni tapujos: las relaciones de amistad, de amor, familiares; la orientación sexual, las drogas, el sexo; las fiestas de adolescentes, los bailes…todo se trata de forma natural, todo tiene cabida en esta historia.

Finalmente, cabe destacar la cantidad de escenas que nos hacen sentirnos identificados con los personajes, admirar sus personalidades o entender sus acciones. Las vivencias de Charlie y sus amigos nos llenan de nostalgia por la adolescencia, una etapa de cambio y descubrimiento. Y el final, contra todo pronóstico, contiene un giro argumental brutal e inesperado. Si empezáis este historia esperando un desenlace feliz y maravilloso a lo John Green, estáis leyendo el libro equivocado. Lo que esta novela nos deja al acabarla es pura satisfacción: una sonrisa en la cara y la sensación de acabar de leer y descubrir una gran historia.

ESTRUCTURA

Este libro está estructurado en cuatro partes más un epílogo. Cada parte a su vez consta de varios capítulos cuyos títulos son fechas, fechas de cartas escritas por Charlie a su amigo desconocido. De este modo se convierte en una novela epistolar donde el narrador es en primera persona. Todo lo que sucede lo vemos a través del punto de vista de Charlie, pero no de manera común: al ser cartas, este nos cuenta todos los acontecimientos que han sido relevantes para él desde la última vez que escribió. Así, no se entretiene demasiado en aspectos insignificantes y va directo a lo que nos interesa, por lo que la lectura se hace muy fluida y entretenida, dejando poco espacio al aburrimiento.

Las descripciones, en consecuencia, no son demasiado extensas ni intrincadas, pero como os contaba al principio hay algo en las palabras de Charlie que nos hacen sospechar que no tiene una personalidad corriente. No sabría deciros con exactitud que es (y esto es una de las cosas que más me fascinan de este libro). Quizá sea la elección de acontecimientos a contar que hace Charlie. Quizá su honestidad, la falta de tapujos al escribir, la forma extremadamente directa en la que lo hace. O la naturalidad con la que habla de ciertos temas. Quizá sea el vocabulario, aunque a priori no es en absoluto complicado, o quizá las construcciones oracionales se salen un poco de lo normal. El caso es que hay algo en la forma en la que está escrita esta historia que resulta diferente, de un muy buen modo.

PERSONAJES 

  • Charlie es el personaje principal e hilo conductor de la historia. Desde que murieron su mejor amigo del colegio y su tía Helen ya no es el mismo. Vive las cosas desde una perspectiva diferente: al principio parece ser muy inocente, totalmente inexperto. Te llegas a plantear si sufre algún tipo de problema. Pero al entrar al instituto comienza a vivir las cosas de forma natural, se esfuerza por tener nuevos amigos y hacer cosas nuevas. Así, nos encontramos con un chico dulce, dispuesto a enfrentarse a sus demonios y a experimentarlo todo, aunque su inexperiencia le influye y en muchas ocasiones comete errores, deja pasar oportunidades. En general inspira mucho cariño y cierto deseo de protección.
  • Sam y Patrick son los nuevos amigos de Charlie, dos hermanos que están en el último año de instituto. Sam es una chica libre: hace lo que quiere, vive las experiencias al máximo, pero no puede evitar ser víctima de las inseguridades propias de su edad. También comete errores a menudo y no siempre toma las decisiones más acertadas. Patrick también es un alma libre, pero de una manera distinta. Tiene una particularidad que tendréis que descubrir y asume su situación de manera natural y sin prejuicio alguno, aunque desgraciadamente otras personas no lo ven del mismo modo y ello le trae cierto sufrimiento.
  • Bill es el profesor de Literatura Avanzada de Charlie. No tiene demasiada presencia en la historia en sí pero forma una parte muy importante de la vida de Charlie y la construcción de su personalidad. Es quien alienta su interés y capacidad por la escritura, haciéndole leer innumerables libros que le aportarán algo (resultando una buena fuente de recomendación de libros para nosotros ^^). Bajo mi punto de vista es una figura paternal; presta una gran ayuda a Charlie e inspira al lector cariño y admiración.

CONCLUSIÓN

  • Esta obra puede parecer “una más” por la cantidad de libros de esta temática que triunfan hoy en día, pero en realidad resulta muy diferente: es real, sin exageraciones, prejuicios o censuras. Es una historia creíble y natural, un claro reflejo de lo que la verdadera adolescencia es.
  • Los personajes son especiales, todos y cada uno de ellos. Charlie es diferente, se nota desde el principio, pero los personajes secundarios son igual de impresionantes y dan muchísimo juego a la historia.
  • La forma en la que está narrada la historia tiene algo singular. Es fácil de leer, llena de acción y por ello entretenida, pero las palabras de Charlie reflejan mucho más de lo que aparentan.
  • SPOILER: Me encanta la relación que tienen Charlie y Sam. Sus sentimientos por ella son puros, cargados de cariño; solo su inexperiencia y el gran respeto que le profesa le impiden ir más allá, lo que convierte su relación en una historia poco convencional y muy dulce, especial.

Para todo aquel que quiera leer algo sencillo pero que le haga sentir, emocionarse, este libro es perfecto. Os lo recomiendo mucho. Mi nota para él (siempre subjetiva y basada en mis gustos) es un 8/10

Aceptamos el amor que creemos merecer


  • Título: Las ventajas de ser un marginado (The perks of being a wallflower)
  • Escritor: Stephen Chbosky
  • Subgénero: Novela epistolar
  • Año: 1999
Anuncios

3 thoughts on “Las ventajas de ser un marginado – Stephen Chbosky

  1. Lo he leído hace tiempo ya pero recuerdo la misma sensación y la grata sorpresa. La naturalidad con la que se cuentan las cosas y esa inocencia en un adolescente que tan poco nos encontramos ya (tanto en la ficción como en la vida real)
    Bill, aunque sale poco, me encantó ^^

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegra que coincidamos!! Bill es un pedazo de personaje, y además creo que el hecho de que salga poco, en momentos puntuales o a través de las opiniones de Charlie, es lo que le da todavía más valor…

      ¡Un beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s