Solaris – Stanislaw Lem

Tenía ya ganas, después del parón de exámenes, de volver a leer algo de buena ciencia ficción; y qué mejor que volver a las andadas con todo un clásico: Solaris. Esta obra se encuentra en todos las listas de “libros top de ciencia ficción” y aunque es bastante compleja engancha desde el primer momento. El argumento es el siguiente: El psicólogo Kris Kelvin es enviado a la estación de Solaris, un planeta en proceso de exploración, para esclarecer el extraño comportamiento de los tres miembros de la tripulación que allí habitan. Sin embargo, no le espera una labor fácil: Solaris es un planeta diferente, compuesto en su gran mayoría por un océano que parece tener vida propia. El establecimiento de contacto y la relación entre el océano y los humanos es difícil, y estos últimos deberán enfrentarse a situaciones complejas, ajenas a toda lógica conocida y, en ocasiones, aterradoras. 

slrs2

CONTEXTO

El escenario de la historia es Solaris, un planeta que en pleno proceso de colonización por parte de la Tierra todavía presenta un misterio irresoluble. Compuesto casi en su totalidad por un océano, el planeta parece no estar habitado. Sin embargo, este océano alberga una consciencia, una inteligencia compleja y diferente. El intento de establecer analogías con la consciencia humana es difícil, pues el comportamiento de este ser escapa de toda lógica conocida. A lo largo de los años todo tipo de científicos han propuesto innumerables hipótesis y teorías, pero ninguna parece resolver el enigma. Durante gran parte de la narración se nos sitúa en la estación construida y habitada por los investigadores, lugar que se convertirá en escenario de momentos de terror, confusión y acontecimientos inauditos difíciles de comprender. 

DESARROLLO

La historia comienza a la llegada del psicólogo Kris Kelvin a Solaris, donde no es recibido de manera demasiado amigable. Pronto comprende que las cosas no funcionan como debería, y nadie parece querer explicarle nada. Los miembros de la estación están confundidos, aterrorizados por un motivo todavía desconocido. De este modo, la primera emoción que provoca Solaris es la confusión. Kelvin ha llegado preparado para enfrentarse a cualquier situación, pero solo encuentra reacciones inesperadas. Pronto comienza a repasar las investigaciones sobre el planeta y a descubrir las pocas respuestas que se han conseguido después de años de exploración. En esta parte de la trama se reflexiona de manera intensa sobre lo insignificante que es el ser humano respecto al universo y el poco conocimiento que tenemos del mismo.

A medida que evoluciona la narración se van desvelando acontecimientos que desencadenan la segunda emoción fuerte que esta historia provoca: el terror. Nuestro protagonista descubre que no están solos en la estación, que otros seres los acompañan. Cada uno de los tripulantes tiene un visitante, una visión de alguien concreto de su pasado que de algún modo posee vida propia junto con otras características extraordinarias. En esta narración solo conocemos a la visitante de Kelvin, Haley, con la que recordará su pasado y comenzará una nueva historia. Gracias a la trama de Harey encontraremos una parte muchísimo más humana, además de una  amplia reflexión sobre el ser humano, nuestra psique y los sentimientos que nos caracterizan.

Bajo estas ideas de investigación, terror y reflexión encontramos una historia en la que predomina el aprendizaje/descripción frente a la acción. Para algunos la falta de este último elemento puede resultar aburrida, pero las explicaciones sobre el océano y sus fenómenos, la historia de los estudios solarianos y las reacciones de los científicos y los ciudadanos ante ellos dan un valor incalculable a la historia, aunque puedan resultar algo difíciles (ver apartado “estructura”). El final, bueno… sinceramente esperaba algo más. Sin embargo, tras unos minutos de reflexión me he dado cuenta de que representa exactamente la premisa mantenida durante todo el libro. No es un comentario muy claro, pero supongo que cuando lo leáis entenderéis lo que quiero decir.

ESTRUCTURA

El libro se encuentra escrito en primera persona, siendo el narrador Kelvin y contando los sucesos a modo de diario. A pesar de ser un libro bastante corto, no nos vamos a engañar: no es fácil de leer. A menudo me he visto obligada (por mí misma) a leer de nuevo párrafos o incluso páginas enteras para poder comprender bien. Y es que hay ciertos capítulos donde Kelvin nos hace un recorrido histórico, sociológico y científico (no todo a la vez) por la evolución de los conocimientos de Solaris. Así, cuando se nos explican por ejemplo los fenómenos del océano (qué es un mimoide, qué es una simetríada…), estos conceptos escapan tanto de la lógica que nos vemos obligados a utilizar al máximo nuestra imaginación. 

Pero no nos equivoquemos: el mismo elemento que hace de esta lectura algo complejo le da un valor incalculable. Stanislaw Lem demuestra su espectacular talento creando algo inconcebible para nosotros, imposible de comparar a nada visto antes. No solo crea un océano inteligente, sino también todas las teorías, hipótesis y reacciones que ha provocado. Todo ello lo vemos a través de un punto de vista humano que hace al lector ser más consciente que nunca de cuan limitado es nuestro entendimiento y el egoísmo que representamos al pensar que podemos comprenderlo todo. Por último, cabe mencionar que detalles como las descripciones de la luz que proyectan los dos soles o de la estación de Solaris transportan al lector al escenario de la historia, por muy diferente que parezca.

PERSONAJES

Lo cierto es que el único personaje que conocemos a fondo es nuestro protagonista, Kelvin. Bajo su punto de vista conocemos a los demás tripulantes, a los investigadores a los que menciona y a Haley. Por lo tanto, solo os describiré a este personaje, y vosotros podréis descubrir el resto a lo largo de la historia. 

  • Kris Kelvin es el protagonista e hilo conductor de la historia. Cuando llega a Solaris conoce las circunstancias del planeta y reacciona de una forma muy particular:  su comportamiento es extremadamente paciente; no exige respuestas a sus preguntas para intentar descubrir la verdadParece no estar interesado en resolver los misterios, se comporta de una manera hosca y se centra en las investigaciones sobre los fenómenos físicos del planeta. Sin embargo, con la aparición de Harey (aunque mantiene todo lo anterior) comienza a plantearse aspectos más introspectivos y humanos, otorgando al lector un nuevo hilo argumentativo y una nueva fuente de confusión y terror. Es un personaje que por la gran ficción que contiene la historia no permite empatizar demasiado con él, pero perfecto para la narración de la historia

CONCLUSIÓN

  • Se trata de una obra de ciencia ficción completísima: contiene una fuerte base científica de ficción respaldada por teorías e hipótesis, una trama que reflexiona sobre lo limitado que es el conocimiento humano y una introspección sobre el propio ser y su comportamiento.
  • Al estar narrado por un personaje interno que no conoce las respuestas a los misterios como lo haría un narrador omnisciente, se nos transmite la historia desde un punto de vista de confusión y desconocimiento; perfecto para hacer comprender al lector los aspectos que trata.
  • Es un libro difícil de leer; hay que prestar el 100% de nuestra atención en ello, releer ciertas descripciones y sobre todo echarle imaginación. Pero merece totalmente la pena hacerlo, porque las construcciones de ficción del autor son absolutamente maravillosas.

Leyendo este libro no podía dejar de preguntarme cómo un escritor puede crear una ficción de esta magnitud y hacerla absolutamente maravillosa. A pesar de las dificultades que presenta es una obra que merece la etiqueta de “clásico”, y mi nota personal para él es un 7/10.

Harey no dormía; tendido junto a ella, yo huía del sueño; la estrechaba en mis brazos, la besaba. La ternura no era más que un pretexto, un modo de postergar el momento de dormirme…


  • Título: Solaris
  • Escritor: Stanislaw Lem
  • Subgénero: Novela de ciencia-ficción
  • Año: 1961
Anuncios

3 thoughts on “Solaris – Stanislaw Lem

  1. Pues… creo que no puedo añadir nada más ^^
    Con el final me he sentido igual. Al principio me quedé un poco extrañada, en plan «¿ya está?» pero, como bien has dicho, pega con la tónica general del libro… así que me parece bien.

    Yo también creo que el que lo lea buscando más acción se puede llevar un chasco. Para mí, tiene tanto de ciencia-ficción como de filosofía, teniendo esta muchísimo peso.

    ¡Un beso!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s