Rito de iniciación – Alexei Panshin

El libro sobre el que os hablo hoy lo descubrí una noche en la que tenía ansias de leer ciencia-ficción y no se me ocurrió otra idea mejor que abrir la lista de premiados de los Nébula y buscar algo interesante. El argumento de Rito de iniciación me llamó mucho la atención, y aunque desgraciadamente se queda en una historia muy introductoria, ha sido una gran lectura. El argumento es el siguiente: en un futuro no muy lejano donde las personas viven en naves muy jerarquizadas o en colonias situadas en planetas sin tecnología alguna, vive Mia Havero. Es la hija del presidente de su Nave, pero este hecho no la exime de enfrentarse a la Prueba que demostrará su paso a la edad adulta. Mientras se prepara para sobrevivir sola en una colonia durante un mes, Mia tendrá que madurar antes de lo previsto. Además, el contraste entre su vida y la de los colonos cambiará su forma de pensar, haciéndole reflexionar sobre aspectos que nunca pensó que llegaría a plantearse. 

*Os pongo las tres portadas porque me encantan.

DESARROLLO 

La historia tiene lugar, casi en su totalidad, en una de las naves que sobrevivieron a la destrucción de las tierras. En estas naves cada uno tiene su tarea y las funciones están muy jerarquizadas. Para evitar la superpoblación se lleva a cabo una Prueba a la que todos los jóvenes de 14 años se han de enfrentar. El desencadenante de la historia es la mudanza de Mia y su padre, presidente de la Nave, a otro nivel de la misma. A partir de este momento, Mia nos explica en detalle su vida en relación al entorno en el que vive: nos habla del funcionamiento político de la nave, su estructura, el motivo por el que existe, quiénes son sus habitantes, sus formas de comercio… Todo ello de una manera muy introductoria, lo suficientemente básica como para que nos pongamos en contexto. La historia, pues, se centra más bien en hacernos ver cómo nuestra protagonista va ampliando su mundo, adquiriendo cada vez más conocimientos e intentando quitarse prejuicios de encima, aunque le resulta bastante complicado.

Se nos presenta también a los “comebarros” (habitantes de planetas colonizados) y sus relaciones comerciales con las naves (intercambian materias primas por tecnología). No obstante, las características de los colonos se tratan de forma muy introductoria y siempre bajo la visión llena de prejuicios de Mia; una lástima, ya que resulta una trama muy interesante y esencial para el final de la historia. Durante prácticamente 3/4 partes del libro hay poquísima acción. En cierto momento aparecen dos hilos argumentales que pretenden dar algo de juego y tensión a la historia, aunque uno de ellos se resuelve de manera bastante decepcionante y queda en el aire, pudiendo haberse desarrollado más, y el otro se resuelve enseguida. Lo más sorprendente es que a la preparación para la Prueba y a la misma apenas se le da importancia; no se desarrolla el “miedo” que se le puede tener: es simplemente algo que está ahí y a lo que hay que enfrentarse, excepto hacia el final de la historia, donde este factor da un giro de 180º y se convierte en lo más importante de la trama.

Durante el transcurso de la historia se desarrolla muchísimo el carácter de Mia. Su evolución es paulatina y progresiva, explicando en todo momento los acontecimientos que provocan los cambios. Se profundiza sobre todo en las relaciones con sus amigos y en sus reflexiones morales y éticas al estudiar diferentes corrientes filosóficas (gran punto para la historia). Hacia el final, no obstante, aparece mediante la Prueba toda la acción que el lector echa de menos y nos vemos enfrascados en una vorágine de acontecimientos enérgicos y apasionantes, aunque hubiera deseado que se hubieran descrito de manera más detallada, haciendo las escenas más largas y generando más tensión. El final de la historia es desconcertante. Cuando por fin empezamos a cogerle cariño a los personajes el libro acaba y el final tiene un potencial que no se aprovecha en absoluto; ocurre todo demasiado rápido y no deja para nada satisfecho al lector. 

ESTRUCTURA

La historia de Mia está narrada en primera persona mediante la técnica de la analepsis (la historia se cuenta por la Mia del presente pero la acción corresponde al pasado). Es, en mi opinión, una técnica muy adecuada, ya que permite leer los comentarios de la Mia del presente, muchas veces irónicos y divertidos. Queda muy claro que la posición actual de Mia es muy diferente a la de la niña que fue y durante la historia se narra dicha evolución y sus motivos. Es importante saber que todo lo que se nos cuenta sobre la nave y los colonos se narra de una forma extremadamente subjetiva: conocemos solo lo que es importante para Mia y vemos sus prejuicios de manera muy detallada. Cuando terminamos el libro, nos damos cuenta de que dicha subjetividad es lo que evoluciona y cambia, convirtiendo a Mia en una persona totalmente distinta. 

La historia es muy fácil de leer: todos los elementos nuevos propios del mundo ficticio que crea el autor se presentan de manera paulatina y de forma sencilla y clara. El vocabulario no es en absoluto técnico o difícil, apenas científico. Por lo tanto, las descripciones no son muy exhaustivas en lo que se refiere a las características de la nave o los colonos. Sin embargo, encontramos descripciones bastante más atractivas cuando asistimos a las reflexiones y pensamientos filosóficos de Mia. La filosofía tiene un papel fundamental en esta historia, y nuestra protagonista va estudiando diferentes corrientes a lo largo de la narración, siempre aplicados a las costumbres y circunstancias de la nave. Por último, debo decir que también resultan muy interesantes las relaciones personales de Mia con los demás y las impresiones que tiene sobre ellos, sobretodo con sus amigos y en especial con Jimmy. 

PERSONAJES

  • Mia es el personaje principal e hilo conductor de la historia. Es una persona que, a pesar de su edad, se encuentra en constante evolución. Al principio es tan solo una niña, pero poco a poco va adquiriendo una moral y una capacidad de reflexión por encima de lo normal que queda reflejada en el final de la historia. El paso de la adolescencia a la madurez no es de golpe, si no que se lleva a cabo de manera paulatina. Desde el principio es valiente y atrevida, muy decidida y aunque tiene complejos es segura de si misma. Tiene un carácter fuerte y no se deja ningunear por nadie. Sus emociones están tan entremezcladas como cabe esperar de alguien de su edad, sobre todo en relación a su amigo Jimmy. Tiene miedo a ciertas cosas, como todos, pero se enfrenta a ello con valentía como consecuencia de su obstinación. No obstante, cuando ha de enfrentarse a una emoción fuerte se quiebra como cualquier otro humano. En ciertas partes medio-escondidas de la narración se puede apreciar también su fondo dulce y comprensivo.
  • Jimmy es un personaje que solo vemos a través de Mia, pero ella consigue retratarlo de una manera muy fiel y atrayente. Es un chico inteligente, aunque al principio este rasgo queda oculto por la relación amor-odio que tiene con Mia. Esta relación provoca algunas escenas muy divertidas en las que se dedican a picarse como niños, y otras más maduras en las que ya tienen en cuenta que lo que se puedan decir el uno al otro puede hacerles daño y afectarles de forma más profunda. Es una parte esencial de la historia y de la vida de Mia, pero no desde el principio, y sirve como “excusa” para narrar acontecimientos e introducir temas sobre los que ella ha de reflexionar. Hacia el final del libro es cuando vemos a Jimmy en todo su esplendor, y se convierte en elemento de la historia que del que más nos gustaría saber

Hay bastantes más personajes, pero estos dos son los esenciales. El resto los vemos siempre a través de la mirada de Mia y tendréis que descubrirlos vosotros mismos. 

CONCLUSIÓN

Aunque apenas haya acción, la historia atrae muchísimo. Observar la evolución de Mia y ver como poco a poco su mundo se va ampliando es una experiencia muy satisfactoria para el lector.

Es una lástima que se dedique a explicar las características de este futuro ficticio de manera tan introductoria porque el desarrollo de su historia podría ser apasionante. No obstante, la historia es fácil de leer y se hace muy entretenida conforme avanza.

Cuando por fin los personajes empiezan a calar en nuestra memoria y nos sentimos atraídos por ellos (porque creedme, son geniales), llega el final de la historia y nos quedamos con ganas de más.

El final es muy precipitado, a penas se reflexiona sobre los acontecimientos (que nos dejan con la boca abierta) y se deja demasiado abierto, tanto que nos puede llegar a dejar un poco chafados.

Se trata de una gran historia, pero está planteada de manera muy básica. Se echan de menos más detalles, más desarrollo y más acción. No obstante, consigue atraer la atención del lector y que este se quede con ganas de más. Por ello, le doy un 7/10.


Hay muchas veces en que no pienso demasiado bien de mí misma, pero aun cuando tengo motivos para susurrar mea culpas entre dientes, no acepto ser inferior a los demás (…) Al menos tenía una cosa que no ocurre con la mayor parte de la gente. Era lo que era. ¿Por qué debería arrastrarme o llorar o ser humilde por ello?


  • Título: Rito de iniciación (Rite of Passage)
  • Escritor: Alexei Panshin
  • Traductores: Domingo Santos, José Luis Vigil
  • Subgénero: Novela de ciencia-ficción
  • Año: 1968
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s